16.10.07

Cuando la adulación se convierte en arte


El libro y la tinta parece que siempre van unidos, pero eso no ocurre en este raro y bello libro del dominico Fray Diego de Barrera producido alrededor del año 1600. En él no se utiliza la tinta sino que todas las palabras están recortadas como en la técnica del estarcido y el contraste se consigue intercalando una hoja de papel de seda de distinto color entre las páginas recortadas.


Preces Latinae contiene una colección de oraciones en latín con la dedicatoria en castellano a Felipe III y se puede admirar en la Dartmouth College Library . No me imagino qué clase de favores le pediría el autor al rey merecedores de semejante trabajo.

Para saber más Notes...
Descubierto en "The Proceedings of the Athanasius Kircher Society"

8 comentarios:

Jose Luis dijo...

¡Madre mía! ¡Vaya paciencia la del monje! Esto si que es difícil y no lo del word (aunque en los momentos que el word se revela, puede ser hasta más complicado) Para mi que estos son los comienzos del postscript que con el tiempo han evolucionado hacia el PDF ;)

Saludos

JL

Muxfin dijo...

jose luis, paciencia y tiempo libre. No te desesperes, siempre nos quedará el botón de reset.

Un saludo

Marcos dijo...

¡Sorprendente! Me he quedado de piedra al verlo.

Esta técnica podría utilizarse en el papel electrónico: en vez de hacer girar las bolitas para que muestren su cara blanca o negra, se podría hacer que ocupasen sólo ciertas partes de una cuadrícula, com en un minúsculo y superpoblado Bingo :P

Muxfin dijo...

Disculpa Marcos hoy debo más espeso de la cuenta porque no te he entendido nada. :-)

Telémaco dijo...

¡Que chulo!. No es un libro, es una joya.

Muxfin dijo...

Telémaco, teniendo en cuenta que los libros en sí ya son unas joyas, he aquí otro ejemplo de la recursividad que tanto te gusta.

Lula Towanda dijo...

Le diría Fray Diego al rey: Majestad, no se corte en darme mercedes...

Muxfin dijo...

Lula, eso seria siempre que Fray Diego no fuera fan de Fernando Alonso :-)