5.12.16

Un nuevo viejo teléfono


La semana pasada tuvo lugar en Vic las X Jornades d’Arqueologia Industrial de Catalunya, aunque en esta ocasión las Jornadas estaban enfocadas a la industria alimentaria, los profesores Jesús Sánchez Miñana, Antoni Roca Rosell y Guillermo Lusa Monforte del CRHT-UPC, presentaron en primicia los que podrían ser los primeros teléfonos fabricados en España.


Estaciones halladas en ETSEIB

Se trata de dos cajas que aparecieron durante el trabajo de inventario de los instrumentos antiguos de la Escola Tècnica Superior d'Enginyeria Industrial de Barcelona (ETSEIB) realizado por Jaume Valentines, que pese a su poco atractivo aspecto, identificó como partes de un antiguo sistema telefónico.
El posterior estudio por parte de Jesús Sánchez Miñana y sus compañeros, llevaron a determinar que se trataban de dos réplicas de estaciones telefónicas realizadas por el constructor barcelonés Dalmau, a las que les faltaban las boquillas de comunicación, de las llamadas Williams' coffin (ataúd de Williams Watson), llamadas así por su aspecto y por estar realizadas en el taller eléctrico de Charles Williams.



Teléfono Willams' coffin a la izquierda y la réplica de ETSEIB a la derecha




.
Los teléfonos originales de Graham Bell sólo disponían de las boquillas para la transmisión y recepción del sonido, por lo que se planteaba un problema a la hora que había una llamada. Watson, ayudante de Bell, se propuso durante la estancia de Bell en Europa en 1877 y 1878 desarrollar un sistema de llamada mediante una magneto que hacía sonar el timbre. De este aparato se pueden considerar réplicas las estaciones recuperadas en ETSEIB, pudiéndose datar a mediados de 1878 ya que se ha podido encontrar una factura de Dalmau indicando: "Teléfono formado de dos estaciones modelos, completas, dos avisadores de inducción, y cuatro boquillas" 

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Hay algo que no me cuadra en este artículo. El nombre del teléfono, William's coffin (ataúd de William Watson) no creo que venga del ayudante de Graham Bell, ya que éste era Thomas A.Watson (y no William Watson), sino de la tienda que lo fabricaba, de Charles William JR. ¿Puedes aclarar esto?

Saludos .

Pentaconto.

Muxfin dijo...

Tienes toda la razón Pentaconto, mis disculpas. Ya lo he rectificado. Me llevó al error un punto y seguido que no ví. El nombre era debido a que se fabricaron en el taller eléctrico de Charles Williams en 109 Court Street, Boston.
Gracias por la constante vigilancia de la veracidad del blog.

cristian dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.