8.6.08

Caracoles simpáticos

¡No!, No os voy a hablar de las manualidades de Romina Martínez que ilustran este post; sino del telégrafo de caracoles o pasilalinico-simpático (algo así como lenguaje universal simpático).
Dicho artefacto pretendía probar la comunicación telepática entre caracoles situados a cierta distancia y su promotor, Jacques Toussaint Benoit (1) lo dió a conocer a lo largo de 1851 haciendo varias demostraciones ante la prensa francesa.

Imágen de Utilisima.com

El aparato resultó ser un fraude, denunciado por el periódico francés "La Presse" y recogido en 1889 por Sabine Baring-Gould en su libro "Historic Oddities and Strange Events" . Este libro, hasta ahora, era la única referencia que habíamos encontrado de la historia, y es la base del artículo de la Wikipedia inglesa; pero nuestro equipo, en su afán de ofrecer más datos sobre temas inútiles y totalmente prescindibles, aporta una información casi inédita aparecida en el diario vespertino "El genio de la libertad" del 5 de Septiembre de 1851, por lo que la noticia es anterior a las referencias de Mr. Baring-Gould.
Caracoles simpáticos.
Hé aquí lo que dice de ellos M. Julian Turgan (1):
"El domingo 3 de agosto nos hemos dirigido a Batignoles, camino de Axnieres, num. 86, en casa de Mr. Proux, antiguo alcalde, donde debía hacerse un esperimento de telegrafía caracolesca.

Entre las personas convidadas se distinguia MM. Victor Hugo y Emilio Girardin. El dueño de la casa nos condujo por una escalera á una especie de guardilla de fábrica donde hallamos instaladas á los extremos de la habitación dos grandes cajas de madera, puestas sobre bigas, y bastante grandes para poder contener cada una una muchas personas en pié.
Las caras opuestas de estas dos cajas, tenían en su parte media una gran rueda que podía girar sobre su centro. Esta rueda, de dos metros de diámentro, ofrecia el aspecto mas singular; tres o cuatro cientos caracoles (2), sujetos por una especie de pata en un recipiente de zinc, fijo sobre la tabla, mostraba al espectador la parte abierta de su concha: algunos sacaban sus cabezas biscosas.
Cada una de las cajas ó pabellones, tiene ruedas iguales, sobre las cuales estan dispuestas, formando radios en una cara los caracoles, y en la otra letras que corresponden inmediatamente con ellos. Los moluscos, como lo hemos dicho ya, están fijos por su concha á un pequeño recipiente de zinc, forrado de paño, y circuido interiormente de cobre, lo cual, como sabe cualquiera, constituye unelemento de pila voltáica: todos estos elementos estan unidos por hilos conductores que van á reunirse al eje de la rueda; uno de los dos pabellones sirve para enviar el despacho, otro para recibirle, Llamemos, por ejemplo, Paris, al pabellon de partida, y Londres al pabellon de recepcion, y entremos en el primero.
Vemos en la cara interna de la rueda las letras del alfabeto; haciendo girar esta rueda traemos poco á poco la letra que nos place en frente de una abertura y la señalamos con una aguja; cada vez que de Paris, despues de haber llevado la letra delante de la abertura, la señalábamos con la aguja, Mr. Bonois (1), encerrado en el pabellon de Lóndres, la escribia en un papel despues de haberla descubierto en la rueda suya, paseando, segun dice, adelante de las letras en caracol, que siente, segun él afirma, una conmoción al pasar delante de la letra indicada; aquí está el misterio, y nada sabemos los profanos, escribimos la palabra ENFER, que fué perfectamente reproducida; luego la palabra TELLES, y sea por falta de hábito, ó por irregularidad de la máquina, Mr. Benoist recibió las letras CTZZLI.
Volvimos á empezar, y estando con nosotros Mr. Victor Hugo, enviamos BENOIST, que fué perfectamente reproducido en Londres. Luego la palabra DEUS, pero habiendo tenido cuidad de intercalarle entre la U y la S este signo + DEU+S fué perfectamente reproducido.
¿Qué concluiremos de todo esto? Nada, sino que por medio de dos aparatos semejante que tienen madera, cobre, zinc y caracoles, Mr. Benoist, á quince metros de distancia ha reconocido tres palabras escritas por nosotros. ¿Son realmente los caracoles los que obran, ó simplemente la pila formada por la justa posición del cobre ó del zinc? ¿Hay alguna otra causa? ¿Podrá obrarse del mismo modo á larga distancia? Hé aquí cuestiones que tendrán que resolver é ilustrar una larga serie de experimentos.
(Defensor del Comercio)"

"El genio de la libertad", Barcelona, 5 de septiembre de 1851
(1) Benoit, Benoist o Bonois.
(2) Julien François Turgan (1824-1887), médico y divulgador científico; autor entre otros, de un tratado sobre la industria francesa y otro sobre la aerostación.
(3) Otros autores indican que un caracol por letra.

4 comentarios:

Telémaco dijo...

De ahí surgieron los famosos SMS (Snail Message Service) ;)

Muxfin dijo...

Telémaco, seguro que si me ven escribiendo SMS's sí les cambian el nombre. :-)

Lula Towanda dijo...

Ahora con los caracoles hacen cremas para las arrugas con "baba de caracol".
¡Qué asquito!

Muxfin dijo...

Lula, suerte que la idea no progresó, sino tal vez te hubieran encargado el MoCT (Modernización del Caracol Telepático) ;-).